Cuídese en nuestro spa del ático. Laila, nuestra masajista, adaptará el tipo de masaje según sus preferencias. También se realizan tratamientos faciales, manicura y pedicura como complemento a los relajantes efectos del baño turco y de los masajes.
 
Estaremos encantados de ofrecerle una auténtica experiencia marroquí en nuestro spa, que se caracteriza por los siguientes elementos.
 
• En primer lugar, el cliente disfruta del baño turco durante 30 minutos para calentar la piel, lo que ayuda a maximizar los efectos del masaje.
•A continuación, se envuelve el cuerpo en el típico jabón negro ("savon noir"),
compuesto al 100% por plantas y fabricado con aceite de oliva, huesos de olivas triturados y hojas de eucalipto. Este tratamiento nutre, suaviza y limpia la piel.
• El tercer paso se denomina "gommage" (exfoliación), y consiste en frotar el cuerpo con un guante fabricado con un material llamado crepe de China para exfoliarla y quitar las impurezas. La piel
queda tan suave como la seda.
• Por último, el cuerpo se envuelve en "rassoul", una arcilla del desierto mezclada con agua de rosas. Este tratamiento suaviza y tonifica la piel.
 
No existe mejor forma de relajarse, rejuvenecerse y eliminar el estrés.

SpaSpaSpa SpaSpaSpaSpa Spa